Gabinete Tarot Aura

Lectura de Tarot

22 junio
0Comments

Cómo consagrar sal en la noche de San Juan

La noche de San Juan es el momento ideal para atraer buena suerte, felicidad, prosperidad y un sinfín de cosas más. Una fórmula muy sencilla de atraer la suerte todo el año es consagrar sal.

El modo es muy simple, basta con tener un poco de cuidado y podremos tener un amuleto estupendo que nos puede servir durante todo el año.

Necesitarás: 1 kilo de sal.

CONSAGRACIÓN de la sal de la suerte:
Cuando empieza a anochecer, (no debe haber sol) se pone la sal en un plato (u otro recipiente) y lo dejamos toda la noche a la luz de la luna. Hay que recogerlo antes de que le de el sol.
Esto nos proporcionará una sal maágica que nos será muy útil en hechizos durante todo el año.

SAL PARA EL DINERO:
Con esa sal consagrada la noche de San Juan haremos una bolsita de tela de color verde donde colocaremos dentro un poco de sal y la ataremos con una cinta de color verde. Este saquito lo pondremos encima de nuestro boleto de lotería, once, primitiva o cualquier juego de azar con el que queramos ganar.

SAL PARA ENCONTRAR TRABAJO:
Para el trabajo (poner sal consagrada en bolsita marrón) coloca la bolsita encima del nombre de la empresa o empresas en las que nos interese trabajar.

SAL PARA EL AMOR:
Para el amor, fabricar una bolsa color rosa o roja y guardarla junto con una foto de la pareja.

CÓMO GUARDAR LA SAL CONSAGRADA:
La sal consagrada debe ser metida en un bote, preferiblemente cristal tapado con un corcho. Debe estar fuera de la cocina, para evitar gastarla en cocinar.

Esperamos que os gusten estos consejos.
Saludos.

Si te ha gustado este artículo compártelo en tu red social ;)
Facebook Twitter Email
21 febrero
4Comments

Amuletos: Ojo de Sta. Lucía o el ojo de Shiva

Ojo de Sta. Lucía

El ojo de Sta. Lucía o según el induismo el ojo de Shiva, es un opérculo de nácar de una concha llamada Turbo, que se utiliza para alejar el Mal de Ojo.

También tiene propiedades para dar buena suerte y felicidad, así como para favorecer la prosperidad.

Es el ojo que vé más allá de lo evidente.

Si te ha gustado este artículo compártelo en tu red social ;)
Facebook Twitter Email